C. Tangana y Dellafuente: la escena vive, las etiquetas mueren

Captura de pantalla 2017-06-22 a les 17.48.52

C. Tangana actúa ante un jovencísimo público | Sónar

Si por algo será recordado el Sónar 2017 será por la admirable habilidad del festival de darle el lugar que merece a toda una generación latente, a través de un escenario específico (Sónar XS) y otros conciertos repartidos. A falta de pocas horas para que eche el cierre, ya se puede decir en alto: ha sido una apuesta ganadora. Así lo han demostrado esta tarde C. Tangana, Dellafuente o Bejo; y de la misma manera lo hicieron Bad Gyal el viernes y Yung Beef el jueves.

Es un error catalogar a esta generación por un sonido (aunque los ritmos latinos cobran cada vez más protagonismo) o un estilo (tal vez sería equivocado llamar trapero a alguien que no ha conocido la delincuencia juvenil más que en las películas). En cambio, sí que hay dos hilos que unen esta interesante escena: el mérito de romper códigos muy asentados (y fardar de ello) y su capacidad de arrastrar a la pista al público joven.

C. Tangana ha llevado al paroxismo su obsesión por salir del nicho y asaltar las masas con un show con bailarinas incluidas.

Sigue leyendo

Anuncios

Evian Christ lleva al límite de la resistencia física al público del Sónar

Evian-Christ-resistencia-publico-Sonar_EDIIMA20170617_0022_4

El británico Evian Christ durante su actuación en el Sónar | EFE

Evian Christ ha ofrecido esta tarde una sesión en el Sónar no apta para personas que padecen del corazón y ha logrado llevado al límite la resistencia física de su público, con una combinación explosiva de luces estroboscópicas, beats salvajes, decibelios para parar un tren (y dos), humo y confeti.

Joshua Leary, el nombre del joven que se esconde tras Evian Christ, comentaba en Twitter esta mañana: “Llevo 25 horas sin dormir y tengo 25 luces estroboscópicas. Averiguad qué pasará esta tarde en el Sónar”.

Lo que ha pasado es que el artista de Liverpool ha dominado la pista durante más de una hora, durante la cual ha sometido al público a un sinfín de sonidos, que han ido del trance de los 90 al grime avanzado, marcado todo ellos por su sello inconfundible.

Algo más aturdidos han acabado los fans situados en primera fila, a un metro de unos potentes altavoces.

Sigue leyendo

Dawn somete a las masas del Sónar desde los márgenes de su R&B experimental

dawnrichard

Dawn posee todos los ingredientes para salir de los márgenes y convertirse en una estrella | EFE

Aunque hay quien piensa que en el arte no se debe hablar de cuotas, las cifras cantan y el Sónar este año ha doblado el número de artistas femeninas en su cartel, entre ellas la norteamericana Dawn Richard, que ha sometido sin reparos ni piedad a un público que no ha puesto ninguna resistencia a su R&B experimental y artesanal.

En un momento en el que las caras más conocidas, como Rihanna, se adentran en sonidos urbanos y poco concurridos como fuente de inspiración, el público tiene en Dawn a una artista auténtica que, como ha demostrado esta tarde en Sónar, lo tiene todo para ser una nueva musa: voz arrebatadora, coreografía que aturde y capacidad de conexión sin mucho parangón. Sigue leyendo