Cinco claves para entender la entrada de Turquía en la Unión Europea

CG6kaCyWQAAasHD

Este artículo ha sido premiado con una mención especial en el VIII Concurso de Artículos sobre la UE organizado por la Representación de la Comisión Europea en Barcelona.

Turquía lleva 60 años tocando la puerta de Europa. En 2004 empezaron las reuniones para su ingreso en la UE. Ahora el proceso está encallado, algunos lo tildan de moribundo y ya se habla de Turquía como la eterna candidata. Estas son las claves necesarias para comprender qué está pasando entre Turquía y la UE.

1. Qué ganaría Europa. Turquía ya no es una región secundaria, sino uno de los países que más crece de la OCDE y aspirante a convertirse en la décima economía mundial. Su crecimiento contrasta con el estancamiento de la UE. El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, apuntó que si no tienen cuidado “llegará un día en el que el interés de Europa por Turquía sea mayor que el interés de Turquía por Europa”. Günther Oettinger, comisario europeo, fue más allá y auguró que en el futuro los líderes europeos “se arrastrarán de rodillas a Ankara”. Además, Turquía está en una zona clave. Europa necesita un socio prooccidental y democrático en Oriente Medio para resolver los conflictos de Siria, Irak y Estado Islámico.

2. Qué ganarían los turcos. Turquía tiene a la Unión como principal aliado comercial. Ser miembro mejoraría su posición con los otros socios. Sigue leyendo

Anuncios